Timmelsjoch Pass, Austria: Los aditivos para hormigón en lo más alto

Los aditivos para hormigón de Master Builders Solutions pueden encontrarse con frecuencia en las propias cimas de las montañas, como en el puerto de Timmelsjoch, a 2491 m de altitud, entre Austria e Italia.

Discurre a lo largo de la línea divisoria europea y la frontera entre Austria e Italia, así como entre las dos cordilleras de Ötztal y los Alpes de Stubai. Hace siglos salvaba el puerto de montaña una importante ruta comercial, después convertida en un simple sendero de mulas. En la actualidad se puede recorrer este paso de montaña una carretera de excelente construcción, la Alta Carretera de Timmelsjoch. Ahora, la empresa explotadora ha pensado en algo sumamente especial: la denominada «Experiencia Timmelsjoch», que consiste en cuatro esculturas arquitectónicas y un museo que están situados a pocos kilómetros unos de otros a lo largo de la carretera. El multipremiado arquitecto Werner Tscholl, oriundo de Tirol del Sur, diseñó las estructuras de hormigón para esta espectacular exposición. El fabricante de materiales de construcción Scheiber suministró el hormigón para las obras de arte desde la localidad vecina de Lengenfeld. Este material se optimizó con aditivos para hormigón de BASF: con el superplastificante de alto rendimiento MasterGlenium SKY 584, el retardante MasterSet R 20 y el aditivo inclusor de aire MasterAir 9060 para una mayor resistencia a la congelación y al  rocío teniendo en cuenta las duras condiciones climáticas de los Altos Alpes. «Los requisitos que debía cumplir el hormigón estaban principalmente relacionados con la particular ubicación de las construcciones», explica Andreas Schuchter, jefe de proyecto de BASF Construction Chemicals en Austria. 

Las largas rutas de transporte requerían una mayor trabajabilidad del material, las superficies de hormigón expuestas debían mantenerse absolutamente inmaculadas a lo largo del tiempo y las pronunciadas pendientes de las carreteras presentaban un reto adicional. A fin de que el hormigón no salpicara demasiado en las hormigoneras, su fluidez final se obtuvo ya en el propio emplazamiento de la obra. A este efecto, por ejemplo, los aditivos para hormigón se agregan ya en la planta de hormigón, mientras que la cantidad total de agua se mezcla una vez en el lugar de la obra. Las cuatro obras de arte y el museo se construyeron entre 2009 y 2011, según lo fue permitiendo la meteorología: no es extraño que la cumbre del puerto de Timmelsjoch se cubra de una capa de nieve, incluso durante el verano.

La Experiencia Timmelsjoch

Pasarela, Contrabandista, Telescopio y Granate son los nombres de las esculturas, que se pueden recorrer y a la vez sirven de salas de exposición y plataformas panorámicas para los visitantes. Las miradas de estos se ven atraídas sobre la historia y cultura fronterizas de la región, pero también sobre el magnífico paisaje que las ha modelado a ambas. Las obras se combinan en una estática aparentemente precaria y casi continua, a pesar de su diseño anguloso: Pasarela y Telescopio se encuentran justo al otro lado de los empinados escalones, y el museo parece como si estuviera balanceándose sobre la cresta de una colina. 

La carretera, y por tanto también la Experiencia Timmelsjoch, está abierta a diario desde principios de junio hasta mediados de octubre, de 7 de la mañana a 8 de la tarde. El peaje incluye la entrada al museo y la visita a las esculturas. 

Contacto principal

Miquel Fité

Res. Dep. Comunicación